El debate energético y la bajeza moral de occidente

A cuento del debate energético y la cuestión de ¿Por qué son caras las energías renovables? y la disparidad de argumentaciones que están apareciendo ahora con el problema nuclear Japonés de moda, un buen amigo pregunta las siguientes cuestiones:

1. Costes (hablo únicamente de dinero). ¿Qué energía es más barata, cuanto y porqué? ¿Cuantos nos costaría una factura de electricidad únicamente renovable? El tema de las subvenciones.. me parece un auténtico lío.

2. ¿Qué es y como funciona la subasta energética?

3. ¿Podría sostenerse solo un país con energía renovables? ¿solo para la producción de electricidad? En el caso de que se pueda, ¿podemos asumir eso?

4. Si las eléctricas han estado vendiendo por debajo del coste tantos años (es lo que han dicho cuando la subida de la luz), ¿porque han ganado lo que han ganado? ¿porqué ha estado congelado el precio de electricidad tantos años?

En fin, te pones a buscar por ahí y encuentras una cosa y la contraria..

Son en mi opinión, preguntas equivocadas.

El dinero en general, y en especial el dinero que nosotros pagamos en la factura de la luz y la indignación que despierta en nosotros no es más que otro ejemplo del mito de la caverna de Platón (una simple proyección de la compleja realidad). Realizar cualquier argumentación a favor o en contra de una energía basada en lo que pagamos en la factura de la luz es -en mi opinión- absolutamente simplista.

Independientemente de que algún día las renovables puedan ser más rentables o no bajo este enfoque simplista – algo que ignoro – Se puede intuir que con las reglas y mentalidad actuales es difícil que las renovables encuentren su lugar y que hagan más barata nuestra factura. Principalmente porque la mayoría de las energías no-renovables son mucho más competitivas ya que externalizan costes de una forma brutal…y de esta forma, a nuestra visión simplista son más atractivas y más baratas para nuestro bolsillo.

Pero una cosa tengo clara. Las energías renovables forman parte de un CICLO de vida económico, energético y social muchísimo más limpio, transparente, JUSTO y sostenible. En ese ciclo cerrado se puede ver de forma clara que hay un trato justo y respetuoso con las personas y hacia el entorno. Y donde las mismas sociedades que realizan el esfuerzo de cultivar, recogen los beneficios. No hay sociedades explotadas y explotadoras. Recogemos lo que sembramos. Creo que eso es una ley universal que nunca deberíamos olvidar (y hoy día en occidente lo hemos hecho).

Hay algo más allá. Nosotros hemos estado “comprando” con nuestro silencio hipócrita-democrático injusticias, dictadores y opresión en buena parte del mundo (incluida Libia) por el mero y simple hecho de la estabilidad, por interés de nuestros mercados. Nuestros mercados, nuestro Santo Grial. Es decir, hemos estado escupiendo a los valores de los derechos humanos y la democracia. ¿Donde está nuestra dignidad? Occidente, potencia cultural, tecnológica y diplomática. Nosotros deberíamos ser los defensores de los valores y derechos humanos. Una vergüenza, … a su vez una bomba de relojería para nosotros mismos.

Nuestra dignidad humana no tiene precio, y la estamos vendiendo. Y nunca podremos tener la legitimidad de exigir (y nunca habrá) justicia, igualdad y derechos humanos, cuando nosotros con nuestro silencio interesado fomentamos lo opuesto.

En mi opinión, sin lugar a dudas las renovables pueden tecnológicamente mantener un país y lo están demostrando. Es cierto que presenta nuevos retos tecnológicos y sociales. Pero es posible. España en concreto tiene un potencial renovable brutal, una situación de cabeza, una oportunidad para mejorar (no ya económicamente) sino humanamente. Oportunidad que no podemos ni debemos perder.

Volviendo a lo que pagamos en nuestra factura. Parto de que las empresas ganan de lo que nos quitan. Si nos quitan más, más ganan. Nos mentirán hasta la saciedad para mantener o mejorar su posición. Y si pueden intentarán engañarnos y a la vez lograr una sonrisa en nuestra cara y agradecimiento (como en las rebajas de enero). Incluido el lobby renovable. Pero superar esto es para nota. Pero como sociedad tenemos que mirar que haríamos según nuestras necesidades, no según las necesidades de las corporaciones.

Pienso que la energía es cara (sí, es solo una intuición). Porque si las renovables son “caras” (conociendo su ciclo de vida transparente) y la gasolina está como está (conociendo su forma brutal de externalizar) y viendo la que se está liando en Japón… la energía no debe de ser barata… La energía debe valorarse. Esto implica que tenemos que pagar más por la energía, pagar más por el I+D+I en nuevas energías. Y sin lugar a dudas tenemos que cambiar nuestra forma de consumir energía.

Estoy seguro que con tecnología, implicación social y legal las renovables explotarán, madurarán y acabarán convirtiéndose en un símbolo de justicia y un tesoro de valor incalculable para nuestra sociedad.

3 Responses to El debate energético y la bajeza moral de occidente

  1. Pingback: El debate energético y la bajeza moral de occidente

  2. Pingback: El debate energético y la bajeza moral de occidente | PHP SPain

  3. Pingback: El debate energético y la bajeza moral de occidente | Caso.CO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: